Noticias


tri Campeón meXicano A la conquista de la NASCAR en Estados Unidos

enero 07, 2012, David Caraviello, NASCAR.com

120107022320-german-quiroga-rick-ren-story-top

Quiroga quiere triunfar en la NASCAR y abrir las puertas para el talento de México

Dentro de la cabina, entre el volante y la butaca moldeada para el piloto, los desafíos se presentan como controles de velocidad por radar en una ruta interestatal.

Está la camioneta misma, que es más alta y más cuadrada, y que corta un espacio más grande en el aire que los autos de la NASCAR a los que él está acostumbrado.

Están los circuitos, la mayoría de los cuales son más grandes y veloces y tienen más peralte que los trazados de una milla que predominan en la Serie Corona México de la NASCAR.

Está la comunicación: ¿Cuán ajustado es en realidad la palabra " ajustado"?, algo que puede ser un problema para cualquier piloto, especialmente en el caso de un piloto para quien el inglés es su segundo idioma.

"Seguro que va a ser el año más difícil de mi vida"

- Germán Quiroga

Pero, con todo eso, manejar en la parte fácil. Todo lo demás acerca del intento de Germán Quiroga de tener éxito en en la NASCAR en Estados Unidos, algo casi literalmente empezó con un golpear de puertas, y que ha avanzado hacia la búsqueda de patrocinio para el calendario de la Serie Camping World de Camionetas 2012, es comparativamente, más difícil.

"Cuando tengamos el patrocinador, va a ser más fácil. Me va a quitar un peso de encima", dijo Quiroga recientemente. "En estos momentos, debo seguir trabajando".

El piloto de 31 años de edad, oriundo de la Cuidad de México, ganó 15 carreras y tres campeonatos consecutivos en la Serie México, y está intentando utilizar dicho éxito como trampolín hacia la Serie de Camionetas con el equipo Kyle Busch Motorsports, para el cual corrió dos carreras con la camioneta No. 51 la temporada pasada.

Al igual que todo hoy en día, la búsqueda de patrocinio es un dolor de cabeza que no tiene fin, y Quiroga y KBM esperan tener definidos los planes del piloto en algún momento de la próxima semana.

Mientras tanto, el trabajo continúa para un experimentado y agradable piloto que busca convertirse en la más reciente de las figuras de NASCAR internacional en tener éxito en la categoría a nivel nacional en Estados Unidos.

"He estado haciendo muchísimas cosas estos últimos años y que me están resultando de ayuda en mi trayectoria, y pienso que con mi experiencia -si puedo empezar a abrir puertas en NASCAR-, quizás va a ser más fácil para un muchacho más joven llegar aquí", dijo.

"Si nadie abre la puerta, va a ser más difícil. Mi meta es realmente demostrar que NASCAR México posee el potencial como para exportar pilotos a Estados Unidos, y para también abrirle la puerta a aquellos pilotos en las categorías nacionales".

NASCAR México, una empresa conjunta entre NASCAR y el conglomerado mexicano OCESA, dedicado al entretenimiento y la prensa, forma parte de una iniciativa internacional que comenzó en 2004 y que incluye a un esfuerzo similar en Canadá.

Algunos pilotos de las divisionales de Canadá, como por ejemplo Andrew Ranger y D.J. Kennington, han competido en Estados Unidos.

En México, Quiroga ha emergido como la estrella de este campeonato que tiene ocho años de vida, ganando los últimos tres campeonatos, y obteniendo el más reciente de los mismos aún antes de la última carrera de 2011.

Un futuro 'ilimitado'

Habiendo logrado todo lo posible al sur de la frontera, ahora llegó a Estados Unidos en busca de una base en el nivel nacional de NASCAR.

Un acuerdo de patrocinio con Shell/Pennzoil, que también apoya un auto de Penske Racing, le permitió presenciar las Coca-Cola 600 de la temporada pasada en el Charlotte Motor Speedway.

Quiroga se dio cuenta que la Serie de Camionetas puede llegar a ser la más efectiva a la hora de los costos, como para así poder llegar a las principales categorías de NASCAR, pero Penske Racing no contaba con un equipo de camionetas.

Sin emabrgo, Kyle Busch Motorsports, con sede en la cercana Mooresville, Carolina del Norte sí lo tenía, de manera que Quiroga envió un e-mail y luego visitó el taller, donde conoció a Butch Cox, quien se dedica al tema de los patrocinios en KBM, y luego de un tiempo quedó trazado un plan para que Quiroga se subiese a la camioneta No. 51 en la carrera del New Hampshire Motor Speedway, donde finalizó 16º.

Más tarde Quiroga compitió en la última prueba de la temporada, en el Homestead-Miami Speedway, donde se vio involucrado en un accidente y terminó 26º.

Pero necesitaba ese comienzo como para recibir la aprobación de NASCAR, la cual le permitiría competir en circuitos de mayor tamaño, el primero de los cuales espera que sea el Daytona International Speedway, en lo que sería el comienzo de una campaña completa en Camionetas este año.

"Seguro que va a ser el año más difícil de mi vida", dijo Quiroga. "Me gusta ser competitivo. No me gusta estar atrás. Y si puedo lograr el patrocinio como para venir aquí, es porque ellos confían en que yo puedo llegar a estar en la cima de la categoría. Voy a empujar muy fuerte. Me voy a preparar, y voy a seguir aprendiendo. Pienso que es hora de aprender lo más que pueda en un período más corto, como para obtener los mejores resultados posibles. Eso es lo que estoy intentando hacer".

Rick Ren, gerente general de KBM, dijo que Quiroga ha sido aprobado por NASCAR para competir en Daytona, y que el equipo está intentando que eso se concrete. Sin embargo, todo se basa en el patrocinio.

"Aún es una posibilidad. Nuestras negociaciones se han hecho mucho más profundas", dijo Ren. "En estos momentos él cuenta con unos compromisos verbales, pero todos sabemos en este negocio lo que significa un compromiso verbal, no significa demasiado. Está tratando de redondear lo suyo allá en su país, y nosotros le hemos dicho que el reloj sigue avanzando. Trazamos una franja en la arena, para decirlo de algún modo, necesitamos contar con una respuesta para tal día, de lo contrario va a ser muy difícil para nosotros estar en Daytona. Pero él cuenta con un compromiso verbal como para hacer la mayor parte de la temporada, y no lo suficiente como para hacer toda la temporada".

Dentro y fuera de la pista, muchas veces ha sido un proceso que a uno lo pone a prueba.

Ren dijo que Quiroga progresó mucho entre su primera y segunda carrera en la Serie de Camionetas la temporada pasada, aun cuando esa mejora no se vio reflejada en los resultados finales.

Quiroga dijo que correr en la Serie México es muy competitivo, de manera que cuenta con amplia experiencia en cuanto a correr en pelotones apretados. "Pero para pilotear una Camioneta al límite, me está llevando algo de tiempo", reconoció. "Es muy diferente a lo que estoy acostumbrado. De manera que me estoy acostumbrando a esta clase de carreras, con la forma de comportarse de la camioneta y todo lo demás".

A empezar de nuevo

La transición no es algo que sea inesperado, especialmente en vista de los antecedentes de Quiroga.

Al igual que muchos pilotos de México de su misma generación, originalmente tuvo como meta la Fórmula Uno, y compitió en categorías promocionales como la Indy Lights, Formula Renault, y la Pro Barber Series.

"Pero tuvimos falta de financiación y no podíamos llegar al nivel al que pretendíamos, así que lo tuvimos que dejar", dijo Quiroga. Retornó a México y comenzó a competir en la naciente categoría de “stock cars” de su país. Tres campeonatos más tarde, nuevamente está intentando comenzar en otra categoría.

Los ejecutivos de KBM tienen una muy buena opinión respecto del talento de Quiroga, e insisten en que éste no es un caso de un piloto que está tratando de que alguien le compre un puesto de piloto.

"Ha ganado tres campeonatos seguidos. No importa en qué categoría compite uno, o donde compite uno, si has ganado tres campeonatos consecutivos, sabes correr", dijo Ren. "Pienso que si uno puede ubicar pilotos a nivel de campeones en su equipo, una vez que aprendan a correr en nuestra categoría, tendrán la oportunidad de convertirse en campeones mucho más fácilmente que otras personas".

¿Qué clase de superación ve que tenga este tri-campeón mexicano?

"En estos momentos puede ser infinito. No tiene límites, ¿saben?, dijo Busch. "Claro que todos sabemos que el problema es el patrocinio y el hecho de poder colocar el nombre de alguien en los costados de la camioneta".

Sin tener en cuenta la categoría, ese detalle tan importante sigue estando presente.

Quiroga cuenta con algo de apoyo de parte de Telcel, una compañía de telecomunicaciones de México propiedad de Carlos Slim, uno de los hombres más ricos del mundo, que patrocinó las dos carreras de Quiroga con KBM durante 2011.

"Pienso que allí es probablemente adonde se dirigirá en primer lugar, debido a la relación con algunas de las compañías que están debajo del umbral de Carlos Slim", dijo Ren. "Pero ellos tienen presupuestos de publicidad al igual que todos los demás, y tiene que tener sentido para ellos publicitar en Estados Unidos".

Sin embargo la asociación de Quiroga con Slim no viene acompañada por un cheque en blanco, en especial dado que el magnate mexicano también es inversor en un equipo de Fórmula Uno.

La esperanza de Quiroga es que pueda armar algo con compañías que le comercializan a la comunidad hispana en Estados Unidos.
Mucha de la presión que proviene de buscar patrocinio está sobre el piloto mismo, y la tensión de dicha misión puede a veces notarse en su rostro.

"Mi trabajo consiste en todo", dijo previo a su más reciente carrera en Camionetas, en Homestead. "Para llegar hasta esta carrera, ustedes no creerían lo que he hecho".

Ahora se acerca un fecha límite con más estrés, una sobre la cual se basa el sueño de Quiroga, que es una temporada completa en NASCAR. Él está intentando hacerlo paso a paso. "Si uno se saltea un paso, a veces tiene que retroceder", dijo él. "Yo no quiero retroceder".