Noticias


Días malos para Kahne y Stewart en Dover

octubre 02, 2012, Holly Cain, Especial para NASCAR.COM, NASCAR.com

DOVER, Del. -- Los dos pilotos, ambos en la Caza, finalizaron entre los primeros 20y descendieron un lugar en el campeonato

En general los pilotos que compiten en la Caza por la Caza Sprint esperan tener un mulligan, un día malo dentro de las 10 semanas agotadoras y llenas de presiones correspondientes a los playoff.

Si un 15º o 20º puesto final este domingo en el Dover International Speedway cuenta como un mulligan, entonces Kasey Kahne y Tony Stewart aceptarán eso. Teniendo en cuenta todas las cosas, podría haber sido mucho peor para ambos.

"No sé lo que iremos a hacer para que cambie nuestra suerte, pero así fue el día para nosotros."

--TONY STEWART

Le costó a cada uno de ellos un lugar en las posiciones del campeonato. Stewart, el actual campeón y quien finalizó 20º, ahora se ubica quinto, 32 puntos detrás del ganador de la prueba y nuevo líder del campeonato, Brad Keselowski.

Kahne, quien finalizó 15º, cayó al sexto lugar, también 32 puntos detrás de Keselowski. Kahne se sentía muy frustrado, ya que su auto se mostró suficientemente veloz como para lograr su tercer resultado consecutivo entre los primeros cinco.

"Resulta desalentador puesto que yo sé que podríamos terminado segundos, y creo que podríamos haberle ganado al 2 (de Keselowski)", dijo Kahne.

Hubo ocasiones en que su Chevrolet No. 5 era el auto más veloz en la pista. Pero Kahne tuvo que detenerse en boxes debido a un problema en su neumático delantero derecho cuando faltaban 37 vuelas, y luego una vez más debido a que uno de sus mecánicos no había colocado todas tuercas en la rueda nueva.

"Aún no sabemos a lo que se debió, el auto comenzó a vibrar violentamente", dijo Kahne. "Me puse nervioso, pues eso se estaba poniendo cada vez peor. Previo a que ocurriese eso éramos veloces, finalmente recuperamos las vueltas que habíamos perdido al inicio y realmente estábamos avanzando.

"Fue perturbador. Habíamos estado atrás todo el día, así que luchamos duro y subimos al quinto puesto. Me sentí realmente bien por donde estaba, pero estas cosas ocurren".

En el caso de Stewart, su Chevrolet No. 14 nunca estuvo en contención. Finalizó a tres vueltas del ganador, nunca pudo recuperarse tras haber clasificado en la mitad del pelotón.

"Nos enredamos detrás de la pelota ocho allí", dijo Stewart. "Perdimos una vuelta, y la próxima vez que nos detuvimos en los boxes y retornamos a la pista, el auto No. 36 (de J.J. Yeley) se accidentó. Fue como un efecto dominó. Ni bien nos deteníamos, se neutralizaba la carrera.

"De manera que no sé lo que iremos a hacer para que cambie nuestra suerte, pero así fue el día para nosotros".

Steve Addington, jefe de mecánicos de Stewart, no parecía estar alterado por como se habían dado las cosas. Cuando estaban cargando al auto de Stewart en el camión transportador luego de la carrera, Addington ya estaba planeando la próxima carrera.

"Tuvimos un buen auto, solo que clasificamos más bien atrás y perdimos esa primera vuelta", dijo Addington. "Parecía que cada vez que nos deteníamos en los boxes, se neutralizaba la carrera, y eso nos relegaba cada vez más".

"Sin embargo, siempre soy optimista. Sabíamos que este lugar sería un obstáculo para nosotros, y sacamos lo mejor de la situación, de manera que iremos a Talladega la semana próxima y trataremos de ganar".

Ésta sí que ha sido una postemporada diferente para Stewart, quien ganó cinco de las 10 carreras de la Caza camino a su tercer título la temporada pasada. Finalizó sexto y séptimo en la dos carreras anteriores a Dover, y fue cuarto en la carrera anterior a eso.

"Hasta que nos digan que no, seguimos en carrera", dijo Stewart.