Noticias


Keselowski busca el título y redefine su imagen

octubre 03, 2012, David Caraviello, NASCAR.com

Brad Keselowski ha madurado desde que era un recién llegado impetuoso, hasta ser un piloto exitoso y calculador que va en busca del título. (Getty Images)

CONCORD, N.C. -- El chico era un estudiante de 18 años en la Universidad de Carolina del Norte, en Charlotte, pero bien podría haber sido alguien recién salido de un rol principal. Claro que Josh Bralley compitió en modelos recientes en el Hickory Motor Speedway los sábados a la noche. Claro que era un as con el simulador de un iRacing. Claro que fue quien de emergió como rival de Brad Keselowski para un video de un juego de NASCAR en la pantalla grande ubicada en el Charlotte Motor Speedway.

El líder del campeonato de la Copa Sprint evaluó a su rival: "Josh es mi Jimmie Johnson por un día", dijo Keselowski. "Si no le puedo ganar, lo haré colisionar".

"Creo que soy el mismo piloto agresivo que siempre he sido, con más confianza. La importancia de la confianza es que uno empieza a entender que en los momentos cuando todo está bien, no ser agresivo."

--BRAD KESELOWSKI

Por supuesto que Keselowski bromearía así. Dentro de cada pizca de humor, hay un poco de verdad, ¿no es así? Después de todo, este es el piloto impetuoso y audaz que apareció repentinamente en el escenario de NASCAR hace tres años cuando ganó en el Talladega Superspeedway, en un final que en el que el auto de su rival salió despedido hacia el alambrado protector. Éste es un piloto cuya reputación se basa en la agresividad, quien para su canción introductoria en Bristol ha utilizado "Won't Back Down" ("No Retrocederé"), de Tom Petty. ¿Que Keselowski hizo colisionar a alguien? Ya sea en la vida real o en la realidad virtual, eso siempre es una posibilidad.

Sólo que la percepción no se alinea exactamente con el enfoque que ha ayudado a la estrella de Penske Racing a ganar dos de las tres primeras tres carreras de la Caza, y adueñarse de la punta del campeonato de cara al regreso de la categoría a Talladega este fin de semana. Por suerte, Keselowski sigue siendo impetuoso, audaz, y agresivo en la pista, hasta cierto punto. Pero en semanas recientes también ha mostrado tener un lado parecido a Johnson, clínico y calculador, que le ha permitido hacer cosas como ganar el evento del domingo pasado en Dover mediante el ahorro de combustible. Sin lugar a dudas, hay una cuota de imprevisibilidad que aún persigue a Keselowski no importa hacia donde vaya. Pero quizás sea tiempo para redefinir la reputación de un piloto que es más centrado de lo que se piensa.

"Lo observé en la Serie Nationwide, e hizo colisionar a mucha gente en esa categoría, así que yo estaba un poco nervioso por él cuando ingresó", dijo el actual campeón de la Copa Sprint, Tony Stewart. "Él es bastante mejor en cuanto a eso ahora. Creo que ha madurado mucho. Cuenta con buenos autos de carrera. Eso le brinda mucha confianza. Y creo que su estilo de manejo, es como que tiró un poco de las riendas y ahora compite de manera diferente contra la gente. Pero en definitiva, aún sigue logrando lo que hay lograr".

Tal como lo corroboran sus nueve victorias en la categoría, cinco de las cuales ha logrado en lo que va de esta temporada. La testarudez de Keselowski en la pista y su franqueza fuera de la misma pueden llegar a atraer toda la atención, pero en los entretelones está el piloto que cuidadosamente está armando los elementos de un posible título. Este martes en Charlotte, él dijo que planeaba reducir sus presentaciones en Nationwide durante el resto del año, para concentrarse más en la Caza, y Ryan Blaney ahora piloteará el No. 22 en Kansas, y en otros eventos a determinarse. Su hermana mayor Dawn recientemente se mudó a Charlotte para ayudar en cuanto a sus asuntos de negocios, una idea que nació del convenio entre Dale Earnhardt Jr. y su hermana Kelley, quien supervisa la operatoria de JR Motorsports, equipo para el cual Keselowski en una época condujo.

"Dale Jr. de alguna manera fue un ejemplo para mí, en el sentido de cómo tiene a Kelley y de las cosas que ella hace para él", dijo Keselowski. "Ella lo mantiene con la mente despejada. A veces estás buscando a alguien que te cuide las espaldas. Tengo otra gente que hace eso, pero es diferente cuando se trata de la familia. Siento como que hubo una gran mejora en mi rendimiento cuando ella comenzó a ayudarme, así que también me siento muy bien en cuanto a eso".

Puede que él sea un joven de 28 años que el año pasado vistió jeans para asistir a una reunión de la Champions Week, en la que se debía usar saco y corbata, pero cuando de automovilismo se trata, Keselowski posee una sagacidad que muchas veces no es notada. Otra gente habla de la aleatoriedad referida a las carreras con placa restrictora, y Keselowski habla de la cantidad de veces que ha visto la victoria de Trevor Bayne en las 500 Millas de Daytona, y de las maniobras específicas que el piloto de los Wood Brothers realizó durante el curso de esa carrera y que lo ubicaron en posición como para ganar. Keselowski prevaleció en Talladega en mayo último, desmintiendo la teoría muy generalizada que dice que el líder al momento de la bandera blanca se encuentra en una situación debilitada, dejando atrás el segundo puesto al superar a Kyle Busch en la última vuelta, circulando por el sector alto en la Curva 3 y escapándose a la victoria.

Eso no fue buena suerte, sino un plan bien ejecutado en base a lo que se supone es un circuito al estilo de una ruleta. "Él no es ningún tonto", dijo Busch en aquel entonces. Retornando ahora a Talladega, Keselowski cree que muchos pilotos que compiten en la Caza estarán a la defensiva, simplemente tratando de finalizar indemnes la carrera. "De ninguna manera planeo hacer las cosas de esa manera", dijo él.

Ahí está, esa agresividad de nuevo, una parte de él tanto como su lo es su buzo antiflama azul o su acento de Michigan. Pero ahora, Keselowski cuenta con el auto y la confianza para utilizarlo con los objetivos mucho más claros, o para manifestarlo de otras maneras.

"Creo que soy el mismo piloto agresivo que siempre he sido, con más confianza", dijo él. "La importancia de la confianza es que uno empieza a entender que en los momentos cuando todo está bien, no ser agresivo. No me malentiendan, uno necesita ser agresivo para ganar, y yo no siento que soy menos agresivo en esas circunstancias. Pero hay circunstancias en las que he aprendido que no ayuda tanto ser agresivo. Esto podría malinterpretarse como que soy menos agresivo, no creo que éste sea el caso. Creo que uno ve las carreras que hemos ganado, ya sea mediante estrategia o con maniobras en la pista, ésas son maniobras muy agresivas. Creo que probablemente soy menos agresivo cuando estoy 15º o 20º, pero así creo que se pueden resumir las cosas".

Hoy en día, Keselowski no está en esas posiciones de atrás muy frecuentemente, excepto cuando de juegos de video se refiere. Sentado en sillones de cuero frente a la pantalla gigante de alta definición ubicada en el circuito, el joven Bralley le dio cátedra al líder de la Copa en el aviso de Activision, "NASCAR The Game: Inside Line". Utilizando el auto No. 24 de Jeff Gordon, Bralley se recuperó de varios accidentes al comienzo de la carrera para luego alejarse de su oponente más famoso, cuyo auto No. 2 fue más lento debido a destrozos en su carrocería."Hubo más accidentes en esa carrera que en toda la temporada de la Copa", se lamentó Keselowski más tarde.

Bralley, oriundo de Huntersville, N.C., había ganado tres carreras anteriores del torneo antes de vencer a Keselowski, y recibió una remera y una gorra del auto No. 2, como así también una miniatura del trofeo que se entrega a los ganadores de carreras en el Charlotte Motor Speedway. Además, será integrante honorario del equipo Penske durante la carrera del 13 de octubre en Charlotte. Pero por el momento, nada de Miller Lite. "Te daría una cerveza, pero sólo tienes 18 años", dijo Keselowski, quien nunca tuvo la oportunidad de hacer gala de sus tácticas referidas al ahorro de combustible que él había utilizado de manera tan efectiva en Dover unos días antes.

"Ojalá yo pudiese haber entendido un poco mejor lo que yo estaba haciendo, pues no cumplí una gran tarea allí, ¿no es así?, dijo, riéndose. "Me estaba accidentando continuamente".

¿Accidentando? ¿Brad Keselowski? De alguna manera siempre van a ir de la mano, aún cuando él no le haya pegado al muro desde Bristol, y esa vez se debió a que lo empujó otro auto, y aún si su actual campaña se esté armando con una precisión típica de Penske. Después de todo, no hay necesidad de permitir que la verdad interfiera con la percepción.

Las opiniones expresadas son exclusivamente del autor.