Noticias


Childress y otros, molestos por una neutralización

noviembre 12, 2012, Joe Menzer, NASCAR.com



Childress y otros, molestos por una neutralización

AVONDALE, Ariz. -- A Richard Childress, el dueño de equipo, no le gustó la manera en que terminaron las AdvoCare 500 de este domingo en el Phoenix International Raceway.

Y fue su piloto, Kevin Harvick, quien terminó como ganador de la carrera.

"Yo sabía que iba a haber una neutralización. Y él (Harvick) da otra vuelta y casi se accidenta y perdemos un auto (de Menard) y un piloto se podría haber lastimado."

--RICHARD CHILDRESS

Childress no fue el único en expresar su disgusto por la decisión de NASCAR de no hacer una neutralización con bandera amarilla cuando Harvick recibió la bandera blanca que convirtió en oficial la carrera durante una frenética llegada bajo bandera a cuadros verde y blanca. Danica Patrick, la piloto del Chevrolet No. 10, venía a reducida velocidad por la recta anterior al momento, luego de hacer un trompo a la salida de la Curva 4, aún antes que Harvick recibiera la bandera blanca.

Varios pilotos se quejaron que les debería haber resultado obvio a los oficiales de NASCAR que la recta anterior estaba cubierta de aceite regada por vehículo averiado de Patrick, al intentar ella llegar hasta la calle de boxes. En vez de eso, la carrera continuó bajo bandera verde y varios autos patinaron y se accidentaron cuando volvían a transitar por la línea de largada/llegada, incluyendo a Paul Menard, compañero de equipo de Harvick en Richard Childress Racing, Ryan Newman, Kurt Busch y Mark Martin.

"Había más aceite que asfalto, eso se los puedo asegurar, y era muy visible", dijo Harvick.

Childress agregó que: "Estoy muy decepcionado por la manera en que se decidió la carrera. ...Kevin casi se accidentó saliendo de la 4 (en la última vuelta). Recibimos la bandera blanca, ella se venía aproximando, todos podían ver lo que estaba sucediendo.

"Yo sabía que iba a haber una neutralización. Y él (Harvick) da otra vuelta y casi se accidenta y además perdemos un auto (de Menard), y un piloto se podría haber lastimado. De manera que estoy un poco molesto porque esa (última) vuelta no se hizo con la carrera neutralizada"

Robin Permberton, vicepresidente de competición para NASCAR, defendió la decisión tomada en cuanto a no llevar a cabo la neutralización.

"Ella hizo todo ese recorrido y no estaba en una situación de peligro", dijo Pemberton, refiriéndose a Patrick. "No vimos ningún fluido ni otra cosa, ella anduvo por el borde, y cuando se ubicó en la pista, había humo. Parecía humo de neumáticos. Es fácil echar una mirada hacia atrás y desear uno haber hecho algo diferente. Pero en ese momento no parecía que hubiera fluido alguno que estuviese cayendo del auto".

Resulta claro que Patrick estaba en situación de riesgo, eso es obvio, puesto que ella terminó siendo embestida por los autos que iban llegando y que habían pisado el aceite y habían comenzado a patinar a altas velocidades.

"El auto se había incendiado, y yo trataba de cruzar la franja", dijo Patrick. "Yo estaba literalmente intentando guiar el auto contra el muro, y luego llevarlo de esa manera, puesto que no podía ver. No sé exactamente que sucedió. Escuché que mi auto puede haber derramado aceite, o algo. Si es así, yo definitivamente no estaba queriendo provocar un desastre".

Sin embargo, Childress insistió en que el desastre más grande al final podría haber sido evitado. Con anterioridad, él se había enfrentado con la decisión de NASCAR de mostrar la bandera amarilla cuando Harvick estaba dentro de "alrededor de cinco pies" de cruzar la línea de largada/llegada para recibir la bandera blanca durante la porción de la carrera regularmente programada, lo cual hubiera puesto fin a la carrera en ese momento. Sin embargo, Harvick dijo que él sabía que no había llegado a la línea de largada/llegada en ese momento. Chilidress más tarde transigió respecto de ese reclamo tras ver la repetición por televisión.

Pero Chilidress no estaba dando un paso atrás respecto de su segunda queja. Entre otros temas, no le gustó tener otro de sus autos destrozados debido a lo que el veía como una reticencia de parte de NASCAR de mostrar la bandera amarilla en la última vuelta de esta llegada con bandera a cuadros verde y blanca.

"Se nos destruyeron ocho autos este fin de semana", dijo él.