Noticias


Buen momento para que pilotos y propietarios tomen riesgos

noviembre 15, 2012, Dan Beaver, Special to NASCAR.COM , NASCAR.com

Hay una diferencia entre un cliché y una frase, y este comunicado recae en la segunda categoría: con el diario de mañana siempre todos somos genios.

Quizás los propietarios de fantasía deberían haber visto eso venir, porque el origen de la mayor parte de los problemas de Phoenix podrían ser un indicio de Martinsville, tanto dos semanas atrás como antes en la temporada. Los contendientes de la Caza deberían ser un buen valor basándose en sus históricas performances en Phoenix. En 2006, colectivamente sumaron un promedio de llegada de 9,6, que es el sexto mejor de todos los tiempos. También tuvieron un resultado promedio de 10,8 en esta temporada, incluso con una mala carrera en el medio.

Sin embargo, esa mala carrera quizás generó una bandera roja. Fallas mecánicas en Martinsville tres semanas atrás para Denny Hamlin y Kevin Harvick contribuyeron en la única vez en la temporada en que los Cazadores finalizaron debajo del promedio. En ese mismo evento Tony Stewart perdió terreno en una parada de pit a mitad de carrera y nunca lo recuperó, y esa fue la única vez en la temporada en que los contendientes del playoff contaron con más de uno de su grupo con un resultado de 25° o peor.

Martinsville también fue el lugar en el que el resentimiento entre Jeff Gordon y Clint Bowyer comenzó verdaderamente. Un inoportuno intento de sobrepaso por parte del piloto del N° 15 en esta primavera causó que Gordon pierda el liderazgo con un trompo y empiece a marcar la tónica de una temporada frustrante. Ambos contactarían sus paragolpes varias veces con el correr del año, incluyendo durante las últimas vueltas de las Tums Fast Relief 500 en esa misma pista corta dos semanas atrás. Un contacto entre los dos fue un factor contribuyente en el último período de neutralización de las Phoenix AdvoCare 500 que mantuvo a todos hablando en la fresca mañana del lunes (lo cual para el récord es un cliché).

Bowyer y Gordon estaban corriendo duro por una posición de top 5 a falta de ocho vueltas en la distancia reglamentada cuando un contacto reventó un neumático del N° 24. Gordon giró lentamente por la pista e intencionalmente le pegó al N° 15 como represalia, lo cual causó que ambos terminen bien en el fondo. Ellos se unieron a Jimmie Johnson, quien previamente había reventado una goma y le pegó a la pared cuando iban dos tercios de la carrera, y a Martin Truex Jr., quien se retiró en la vuelta 10 con una falla de motor en el fondo del pelotón. Las dos peores carreras para los contendientes de la Caza llegaron en dos de los circuitos más lisos de NASCAR.

Libertad

De alguna manera, quizás pueda decirse que no hay mal que por bien no venga. El traspié de los candidatos de la Caza libera a los propietarios de fantasía de la servil devoción por los que van arriba a la hora de hacer selecciones en una pista que tradicionalmente ha sido para los inesperados. Como la última carrera del calendario, este es un buen momento para que los pilotos y propietarios tomen riesgos, y con frecuencia tienen éxito.

Las Ford 400 de 2010 son un buen ejemplo, ya que tanto Kasey Kahne como Aric Almirola tuvieron sólidas carreras con sus nuevos equipos. Esa fue la temporada en la que Kahne dejó Richard Petty Motorsports al comienzo, y sólo hizo algunas carreras con Red Bull Racing antes de finalizar sexto. En una campaña igualmente desconocida, Almirola llegó cuarto. Se puede hacer una correlación con Kurt Busch y Regan Smith esta semana. En 2010, Jeff Burton estaba en medio de una mini-remontada al final de la temporada y también tuvo una poco característica sólida carrera en Homestead; llegó sexto.

Una de las razones por las que esta pista es agradable para los no-favoritos es la configuración. Realmente no hay pistas que se comparen con Homestead y esta es una de las pocas pistas verdaderamente únicas de NASCAR. Fue el primer circuito de la Copa que tuvo inclinación progresiva, en 2004, y aunque se unió al Las Vegas Motor Speedway y recientemente al Kansas Speedway, la forma de esas dos pistas limita la comparación. Homestead es verdaderamente el único óvalo de 1,5 millas y eso hace una gran diferencia respecto a cómo se maneja.

No obstante, sigue siendo una pista de 1,5 millas y eso le genera demandas similares al motor, así que los no-favoritos deben venir de equipos que tienen sólidos programas de motores y que limiten la piscina de corredores hasta un grado manejable.

Debido a su naturaleza única, Homestead también es anfitriona de algunas largas rachas de resultados. Incluidas en ese número están tres rachas actuales que ayudarán a decidir a los favoritos de esta semana. Cuando miramos el libro de los records de Homestead, hay que ignorar las cuatro primeras temporadas. La pista ocupa el mismo inmueble, pero los representantes de la pista la tuvieron difícil para formar una identidad y Homestead recibió dos carreras en cada una de las dos versiones de la pista -- ninguna de las cuales es igual a la actual configuración.

Los Favoritos

Carl Edwards quizás sea la mejor elección para la semana. Ha tenido los problemas suficientes en esta temporada como para que la competencia lo ignore, pero Homestead es una de las pistas en las que raramente tuvo problemas. Terminó 14° en su primer intento, en 2004, y no ha finalizado peor que octavo desde entonces. La mayoría de sus actuaciones derivaron en top 5, incluyendo un par de victorias y un segundo lugar en las pasadas cuatro carreras. Traía el mismo tipo de récord para Dover en este otoño, y aunque necesitó un poco de ayuda de una oportuna bandera de detención, logró un quinto puesto de llegada. Si repite el logro esta semana, el jugador no sólo sumará buenos puntos, sino que también lo hará con un corredor que es largamente pasado por alto por el resto de la liga.

La razón por la que el concepto una segunda chance durante los playoffs aún hoy se discute es que todos tienen una mala carrera de vez en cuando. Martin Truex Jr. por poco termina afuera del top 25 en Martinsville luego de intercambiar de líneas muy pronto en una relargada e incurrir en una penalización que le costó una vuelta. Sería todavía más desafortunado en Phoenix, cuando reventó un motor cuando se agitaba la bandera verde inaugural. Terminó último. No obstante, habiendo tocado fondo, Truex debería experimentar una gran recuperación y Homestead está perfectamente situado para eso. Desde su primera temporada completa en la competición de la Copa, cuando finalizó segundo en 2006, esta ha sido una de sus mejores pistas. Desde entonces, su peor resultado fue 11° en seis carreras, y fue uno de los que mejor corrió el año pasado, cuando terminó tercero detrás de los contendientes al campeonato Stewart y Edwards.

Kevin Harvick es otro piloto que va en la dirección correcta en el momento adecuado. En medio de rumores de que se irá de Richard Childress Racing en 2014, y con una relación con la organización que como mucho ha sido pedregosa, él podría haber permitido que la distracción contribuya a otra carrera bajo el par en la Caza 2012. Llegó hasta la cima y contuvo a sus determinados compañeros de equipo de Joe Gibbs Racing en dos reanudaciones al final de la carrera para ganar las Phoenix AdvoCare 500. En el último giro, él fue el primer piloto en pasar por encima del aceite que perdió Danica Patrick y tranquilamente podría haber terminado contra la pared, pero su suerte estuvo a la altura de su habilidad esa tarde. Si no hubiera tenido esos factores a su favor, un excelente récord en Homestead quizás no lo haría favorito, pero sus números son geniales allí. Harvick finalizó segundo en 2003, que fue el primer año en que esta pista albergó una carrera en su actual configuración. Aún no ha ganado, pero finalizó fuera del top 10 sólo una vez, y tres de sus últimas cuatro carreras derivaron en segundos o terceros lugares.

Los tapados

Kurt Busch chocó en la última vuelta de las AdvoCare 500 y llegó octavo. Las dos mitades de la oración son importantes porque definen su temporada. Busch no ha sido antibalas y ha arruinado mucho equipamiento en 2012, pero nunca nadie ha dudado de su habilidad detrás del volante. Él es propenso a sobrepasar el auto de vez en cuando, pero cuando le dan un buen auto, él maximiza su potencial, que es lo que hizo en dos semanas consecutivas por primera vez en esta temporada en Texas y Phoenix. No estuvo tan sólido en Martinsville, pero su resultado de 15° puesto allí fue la tercera carrera seguida en que termina en la vuelta del líder, y eso también es un récord para esta temporada. Si un propietario de fantasía pude dejar de lado las emociones asociadas con su controversial lado de corredor, tendrán a otro piloto, junto a Edwards, que no estará en las listas de muchos competidores y la apuesta podría pagar mucho.

Homestead se ha convertido en una de las mejores pistas para Roush Fenway Racing y eso les da a los propietarios de fantasía una gran oportunidad de elegir a un piloto barato. El anuncio de que Matt Kenseth abandonaría la organización al final de la temporada elevó el estatus de Ricky Stenhouse Jr., pero no ha corrido la cantidad suficiente de carreras durante la temporada 2012 como para ajustar su salario hasta un grado mesurable. Con un precio de $6 sobre su cabeza en el juego NASCAR Fantasy Live, los jugadores no hallarán un mejor valor incluso si sólo puede finalizar entre el 10° puesto y el 20°, porque ese modesto salario les permitirá hacer algunos cambios en el orden de arriba. Stenhouse puede ser cambiado por cualquier piloto de bajo y medio precio respecto a la lista de la semana pasada y liberar el presupuesto suficiente para permitir que un jugador virtualmente se quede con otro piloto a cambio.

No-favoritos

Después de perderse la Caza por un margen pequeño, Kyle Busch cambió sus prioridades y se determinó a ser el mejor del resto del pelotón. Finalizará 13° en las posiciones, pero esa es sólo la punta del iceberg en términos de cómo ha corrido en las últimas nueve semanas. El equipo ha puesto en pista autos capaces de ganar cada evento y la semana pasada en Phoenix no fue la primera vez que domina pero no puede alcanzar el Círculo de la Victoria. Al final, eso le cobra un precio al piloto, y Busch no es inmune a la frustración. Sin embargo, hay otra razón, probablemente más importante para dejarlo en el garaje esta semana: Homestead no es una de sus mejores pistas. Solamente tiene un top 15 en siete largadas previas allí, con un promedio de llegada de 26°. Sus dos últimos esfuerzos terminaron dejándolo afuera del top 20, así que incluso si mejora un poco, no será suficiente para justificar el gasto de gran parte del presupuesto en el N° 18.

Dale Earnhardt Jr. finalizó 11° en las Ford 400 del otoño pasado, pero esa fue la vez que más cerca estuvo de entrar al top 10 en Homestead, en cualquiera de sus configuraciones. El resto de sus ocho esfuerzos en la versión progresivamente inclinada de esta pista terminaron en resultados de 19° o peor, con un promedio de llegada de 27° -- y de hecho, esta es su peor pista en cuanto a récord. Dejando de lado su séptimo puesto de llegada en las AAA Texas 500, casi que no ha regresado a los niveles previos a la concusión, y probablemente esté pensando en la post temporada para poder curarse del todo. Un potencial pero improbable top 15 no es razón suficiente para darle arranque esta semana, y es hora de que el equipo N° 88 se prepare para 2013.