Noticias


El único rival de Keselowski es él mismo

noviembre 16, 2012, David Caraviello, NASCAR.com

HOMESTEAD, Fla. -- El Jedi Mind Trick (Truco de Mente del Jedi) estaba en su apogeo este jueves por la tarde, soplando más fuerte y cálido que uno de los secadores de aire caliente del Homestead-Miami Speedway. Una y otra vez, Jimmie Johnson trató de generar la duda dentro de la mente de Brad Keselowski, una y otra vez el cinco veces campeón trató de enfatizar que cualquier cosa puede suceder en una carrera. Como baza suya, el preeminente Obi Wan de NASCAR hizo referencia al equipo Penske Racing de su rival.

"Encuentro otro aspecto de motivación y optimismo en el campeonato IndyCar y la manera en que se desarrolló finalmente en Fontana", dijo Johnson en una conferencia de prensa en la que participaron los dos contendientes finales del título de la Copa Sprint. "Parecía una carrera fácil, y hay cosas que pueden suceder".

Así está el campeonato


Son 20 los puntos que separan a Brad Keselowski de Jimmie Johnson rumbo a la carrera del domingo en Homestead.

En ese evento en Auto Club Speedway, Will Power lideraba por 17 puntos antes de accidentarse tras 55 vueltas de carrera, prácticamente entregándole en bandeja el título a Ryan Hunter-Reay. Lo que Johnson no dijo fue que Power compite para la misma organización Penske para la que lo hace Keselowski. Este piloto llega a la final de la Copa Sprint este domingo con una ventaja de 20 puntos y necesita llegar 15º para ganar su primer campeonato en la principal categoría de NASCAR.

La sesión del jueves no incluyó el verdadero diálogo de enfrentamiento que caracterizó a este mismo evento el año pasado, cuando Tony Stewart y Carl Edwards se dijeron cosas como si fueron contendientes de un título de peso pesados durante el pesaje. Tal como ha sido el caso tan frecuentemente desde que esta lucha por el campeonato se redujo a Johnson y Keselowski, las cosas que se dijeron fueron mucho más sutiles. Pero a no equivocarse, estaban allí, la mayor parte dichos por un piloto que atípicamente necesita ayuda para asegurarse un sexto título.

"Pensar que un resultado entre los primeros 15 en una carrera fácil es algo difícil", dijo Johnson. "Esta zona de garajes es un lugar difícil. El peso de esta carrera, y no me importa quien eres, se va a notar en algún momento, y habrá pensamientos que van a circular por tu cabeza. Dicho esto, un 15º puesto no es algo fácil para estos muchachos. Así que hago un balance de eso, y veremos como responden. Sus tendencias este año han sido sólidas. Pero ésta es una carrera diferente".

Keselowski se lo tomó con calma, quizás porque los números están de su lado. Johnson ha superado una vez un déficit para pasar a ganar un campeonato en el último fin de semana solamente una vez, en 2010, cuando recuperó una diferencia de 15 puntos que le llevaba Denny Hamlin, que bajo el antiguo sistema de puntos era mucho menor que aquel al cual se enfrenta ahora. Desde su victoria de julio en Kentucky, Keselowski ha tenido una gran actuación, finalizando más allá del 11º puesto solamente una vez desde dicho período. Caramba, él incluso se pareció a un campeón este jueves, presentándose en este evento para la prensa vistiendo un saco sport.

"Para nosotros, todo reside en enfocarnos en tratar de hacer el trabajo y tratando de no pensar en todo el resto de las cosas, ya sea que eso sea lo que signifique el campeonato, o los obstáculos que pueden estar en el camino", dijo él. "Es una cuestión de tratar de enfocarnos en lo que necesitamos hacer. Los libros de historia y las lecciones de vida y todo eso se cuidarán solos si logramos llevar adelante este trabajo, y hacia allí está nuestro enfoque".

Claro que Johnson parecía tener las cifras de su lado la semana pasada, cuando él lideraba el campeonato en un circuito de Phoenix donde tan a menudo él ha sido el candidato. Una parte derretida del talón del neumático y un golpe contra el muro cambiaron eso. Ahora, corriendo desde atrás, Johnson en realidad no tenía otra elección este jueves salvo hacer uso de la que siempre ha sido su mejor arma, esa fresca e innata superioridad que en el momento culminante de su campeonato ya tenía a los equipos vencidos aún antes de que llegaran al circuito. "Soy muy optimista", dijo él, actuando como si estuviera controlando todo, aún cuando no fuese así.

Una y otra vez hizo hincapié en el tema que él ya ha estado en esta situación muchas veces. Keselowski cuenta con un campeonato de la Serie Nationwide, pero está por primera vez en la antesala de un título de la Copa Sprint.

"Una cosa que he aprendido es que, sin tener en cuenta lo experimentados que son todos en esta batalla por el campeonato, en algún momento la magnitud de esto te impacta."

--JIMMIE JOHNSON

"Una cosa que he aprendido es que, sin tener en cuenta lo experimentados que son todos en esta batalla por el campeonato, en algún momento la magnitud de esto te impacta", dijo Johnson.

"Puede que él se muestre calmo y cómodo ahora, puede que no ocurra hasta que esté en el auto. Pero en algún momento, esa magnitud impacta. Me ha ocurrido cinco veces. Es un punto de inflexión. Veremos como responde él. Hasta les llega a los muchachos que están cambiando los neumáticos. Llega un momento en que todos quienes están en el equipo dicen, 'Es esto'.

"Ya he estado allí. He sido el piloto con mayor puntaje, y la gente quiere saber todas esas "y si tal o cual cosa". ¿Qué hacer si sucede? Uno se ve forzado a responder preguntas a las que uno no está acostumbrado a responder, a las que uno no quiere responder. Y se va acumulando durante la semana. Impacta de distinta manera sobre cada uno, y no existen garantías de cómo los va a impactar. Pero yo sé por mi experiencia que han existido esos momentos. Afortunadamente, respondí bien. Veremos cómo transcurre el fin de semana".

Así y todo, Keselowski no parecía estar alterado. Con ventaja o con un déficit, resistiendo los ataques de Johnson en el relanzamiento de Texas o en la sala de prensa de Homestead, el piloto de 28 años de edad nunca ha se ha amilanado. A medida que esta Caza se acerca a su fin, las palabras de Dale Earnhardt Jr. parecen proféticas: "No creo que él vaya a doblegarse". Quien fuera su jefe en JR Motorsports dijo entonces. "Creo que será difícil ganarle. ...Brad ha estado esperando esta oportunidad toda su vida, así que no espero que vaya a doblegarse bajo presión".

Hasta ahora, ha estado en lo correcto. Keselowski dijo que ese grado de fortaleza mental proviene de la gente que lo rodea, su estoico jefe de mecánicos, Paul Wolfe, el hombre de negocios y dueño de equipo Roger Penske, padres que lo quieren mucho y lo apoyan y que rara vez parecen dejarse llevar por las emociones. Hace una semana, Johnson parecía tener controlado su camino hacia el campeonato. Este jueves, el cinco veces campeón hizo todo lo posible para introducirse en la mente de Keselowski, salvo torcer una cuchara con su mente. En medio de todo esto, el piloto del auto No. 2 sigue en la suya.

"Creo que proviene de la gente que te rodea, y por lo cómodos que ellos se sienten", dijo Keselowski. "Eso ingresa en tu propio mundo. Puedo decirles que el grupo que me rodea, ya sea en mi vida personal o profesional, no se los conoce por ponerse nerviosos en estas oportunidades y posiciones. ...(Ellos) muestran un nivel de calma que de alguna manera es adictiva".

Y así todo se reduce a este domingo. Keselowski dice que no cambiará su manera de encarar las cosas sin cuartel, que le ha permitido llegar a este punto, a pesar de tener que finalizar 15º, él se niega a ir por lo seguro. Encuentra algo de motivación en una escena del documental referido al fallecido campeón de la Fórmula 1, Ayrton Senna, quien una vez tenía una ventaja tan amplia en las últimas vueltas de una carrera de Mónaco que su equipo le pidió que redujera la velocidad. No lo hizo. Tampoco lo hará Keselowski.

"Pienso en eso a medida que me acerco a este fin de semana", dijo él. "Voy a salir a pista y voy a hacer mi juego, correr a mi manera, que es la manera en que hemos llegado a este punto. Y si hacemos eso, estaremos de lo más bien. Y creo que ésta es nuestra manera de encarar esto".

Claro que en esa carrera de 1988 en Mónaco, Senna se accidentó, golpeó contra un barandal, tirando por la borda un liderazgo de 50 segundos y permitiendo que ganara Alain Prost. Este domingo, a Johnson seguramente no le importaría si algo similar le ocurriese al piloto a quien él está persiguiendo por el título. Dado que a esta altura, está muy claro que la única persona que puede ganarle a Brad Keselowski es él mismo.

Las opiniones expresadas son exclusivamente del autor.