Noticias


La ciudad aún es de Tony a pesar de Keselowski

noviembre 29, 2012, David Caraviello, NASCAR.com



La ciudad aún es de Tony a pesar de Keselowski

LAS VEGAS -- Puede que su reinado en la categoría principal de NASCAR haya terminado hace dos semanas, pero a no equivocarse respecto a esto, cuando de pilotos de NASCAR se trata, Tony Stewart sigue siendo el rey de Las Vegas.

Eso resultó muy evidente el año pasado, cuando el Champions Week en la capital del neón se convirtió en lo que a veces son cincos días ribaldos pero siempre divertidos, y que reflejó el espíritu del tres veces campeón de la categoría. Ahora es el turno de Brad Keselowski para festejar en medio del desierto, y el nuevo campeón, quien frecuentemente porta un vaso de Miller Lite frío en su mano, parece bien preparado y dispuesto a cumplir con su parte. Aún así, Las Vegas es la ciudad de Stewart, algo que quedó demostrado una vez más este miércoles cuando el piloto y dueño de equipo fue la estrella en un comienzo de un espectáculo durante el festival para fans en Fremont Street.

"Uno aún tiene su estómago lleno. Uno carga con un poco más en el mismo", le dijo el anfitrión Kevin Burke al bromear a Stewart durante un evento en que los 12 participantes de la Caza formaron equipo con chicos que cursan quinto grado en la zona y tuvieron que responder preguntas varias que, a primera vista, parecían relativamente simples. Pero todo es posible cuando están involucrados los pilotos, tal como quedó evidenciado por sus miradas confusas, sus respuestas incorrectas y las ocasionales matemáticas equivocadas que definieron este show de una hora llevado a cabo arriba de un escenario montado debajo de la enorme cubierta electrónica de Fremont Street.

"Vamos a necesitar toda la ayuda que podamos conseguir", dijo Keselowski, y la verdad es que muchos pilotos se apoyaron en sus compañeros de equipo preadolescentes para obtener consejos. Para ser justos, los pilotos ocasionalmente pudieron contestar por sí solos. Greg Biffle sabía que el continente asiático estaba al este de Europa, y Denny Hamlin rápidamente enunció una serie de respuestas correctas en forma sucesiva. Pero hubo dudas, como cuando Kevin Harvick trató de responder una pregunta referida a las palabras sacando una Sharpie y tratando de utilizar las matemáticas, y aún así le faltaron 100.

"Realmente es un sueño hecho realidad para nosotros. Desde 1970, las categorías nacionales nunca han visitado un circuito de tierra. Imaginar que 42 años más tarde nosotros vamos a estar llevando una categoría nacional de NASCAR a un circuito de tierra es un enorme honor para nosotros."

--TONY STEWART

"Me olvidé de llevarme el 1", dijo él tímidamente. "Por alguna razón somos pilotos de autos de carrera".

O cuando Jimmie Johnson insistió en que el melón estaba entre las frutas que solamente tenían una semilla. "Tienes seis campeonatos y $8 billones. Deja de quejarte", le respondió Burke, un comediante que es anfitrión de un show un hotel de Las Vegas.

En esta oportunidad, Johnson supo cual era la respuesta correcta. "Cinco", le corrigió.

Sin embargo, Stewart disfrutó al máximo el momento, respondiendo correctamente las preguntas aún cuando no era su intención hacerlo. Quizás esto no fue una sorpresa dado la manera en que se entregó al Champions Week hace un año en Las Vegas, bromeando a sus colegas en un arranque del "The Newlywed Game" (Juego para los Recién Casados"), convirtiéndose en participante permanente en la mesa de dados, transportando a todos los empleados de Stewart-Haas Racing en avión hasta la entrega de premios, e invitando a todos que trabajan en esta industria al final de la fiesta. Sus premios "Stewie", un testimonio de los días en que él organizaba un programa de radio satelital, siguen siendo una fija del Champions Week. Caray, él incluso ganó una carrera en el Las Vegas Motor Speedway en marzo último.

De manera que sí, esta batalla entre pilotos y estudiantes de la escuela primaria seguro que se iba convertir en el show de Stewart, aún cuando él estuviera formando equipo con el nuevo campeón. Verdadero o falso, Vermont fue una de las 13 colonias norteamericanas originales. La respuesta correcta es falso, dado que el territorio fue reclamado por New York y New Hampshire hasta que fuera admitido como el 14º estado.

Ninguna ayuda de parte de Keselowski ni del niño de quinto grado en ésta. "Hubieran sido 13 estados, y no 13 colonias", dijo con seguridad el tres veces campeón.

Respuesta corta: No. ¡Correcto! Oigan, él reaccionó como si otro piloto se hubiera ido de pista en la última curva, pero no importa. Más tarde, la Lógica de Tony prevaleció una vez más cuando se le pidió que identificara un ejemplo de hipérbola. "¿Hi qué?" preguntó al principio Stewart. Se le dieron tres ejemplos, siendo la respuesta correcta "Tengo tanta hambre que me podría comer un caballo". Stewart se inclinó hacia atrás en su silla.

"Bueno, yo tengo tanta hambre que me podría comer un caballo", dijo Stewart, logrando de manera accidental otra respuesta correcta, esta vez bromeando respecto a su propia cintura. "...Tengo tanta hambre, pero me atribuiré el mérito".

Y vaya si lo haría, ¿y por qué no? Fue un gran día en general para Stewart, quien a pesar de ganar tres carreras esta temporada se ubicó noveno en el campeonato de la Copa Sprint. Este miércoles, su equipo Stewart-Haas Racing había anunciado que cuatro patrocinadores habían renovado sus contratos con la organización para cubrir un total de 10 carreras en el auto de Ryan Newman, su compañero de equipo. Y hablando de NASCAR, él confirmó que el circuito corto en Ohio que posee, el Eldora Speedway, será escenario de un evento de la Serie Camping World de Camionetas el próximo 24 de julio, una carrera de un miércoles a la noche que será el primer evento de una categoría nacional de NASCAR en un circuito de tierra desde 1970.

"Realmente es un sueño hecho realidad para nosotros", dijo en tele conferencia Stewart, quien adquirió el circuito ubicado en Rossburg, Ohio en 2004. "...Desde 1970, las categorías nacionales nunca han visitado un circuito de tierra. Imaginar que 42 años más tarde nosotros vamos a estar llevando una categoría nacional de NASCAR a un circuito de tierra es un enorme honor para nosotros".

De manera que sí, el poder liderar a su equipo hacia la victoria en el evento de Fremont Street fue el relleno de la torta. Se llegó a un final en que el ganador se lo llevaría todo, otro de esas preguntas a resolver que habían causado tantos problemas: Si Emma tenía dos trozos de madera de una yarda y una regla de 12 pulgadas y los colocaba uno tras otro, ¿cuán larga sería la línea? Hubo muchas miradas entre ellos. Hubo cálculos mentales. Finalmente, Stewart se inclinó hacia el micrófono y dijo la respuesta de la victoria.

"Deberían ser siete pies", dijo él.

Y con eso, el tres veces campeón de la categoría se aseguró otra victoria en Las Vegas. A diferencia de su título más reciente en la categoría, aquí él sencillamente se había acercado y había hecho suya la victoria. Más tarde, Stewart fue llevado en una furgoneta que lo transportó a él y a los otros 11 pilotos a sus hospedajes en el Strip. Probablemente le esperaba una mesa de dados, en algún lado. Sí, Keselowski puede ser el campeón hoy día, pero en Las Vegas, aún sigue reinando Stewart.