Noticias


Luego de hallar estabilidad, lo mejor de Kahne está por venir

diciembre 14, 2012, Joe Menzer, NASCAR.com

Tras un duro arranque, el piloto termina cuarto en su primer año en HMS, el mejor resultado de su trayectoria

Cuando comenzó la temporada 2012, parecía que Kasey Kahne estaba destinado a un éxito instantáneo.

Sí, otra vez estaba en un equipo nuevo. Pero Kahne iba a manejar el Chevrolet N° 5 para Hendrick Motorsports, una organización con una reputación de muchos años de darles a sus pilotos el mejor equipamiento disponible, respaldada por lo mejores recursos que hay en el negocio. Además, el añejo jefe de equipo Kenny Francis haría la transición a HMS junto con él. Sin dudas estaban acostumbrados a trabajar juntos en situaciones nuevas y extrañas, ya que el paso a Hendrick marcó la cuarta organización diferente para la que trabajaron en cuatro temporadas.

"Kasey es un corredor inteligente. Sabe lo que busca en un auto, y Kenny Francis sabe cómo dárselo."

--JIMMIE JOHNSON

¿Qué podría salir mal?

¿Qué tal un poco de todo, al menos en el inicio de la temporada? Comenzando con un accidente que lo dejó afuera de las Daytona 500 (en la apertura de la temporada) en la vuelta 189 de 202 y lo relegó a un 29° puesto de llegada, las primeras seis carreras de Kahne en su nueva campaña fueron memorables por todas las malas razones. Cuando perdió un motor aproximadamente a la mitad de la carrera de Martinsville en la primavera, finalizó 38°, siendo la cuarta vez en las primeras seis carreras que llegó 29° o peor, y estaba clavado en el 31° puesto de las posiciones.

"Teníamos problemas. Pero una buena parte de eso realmente fue por mala suerte, sobre la que no tuvimos control", dijo Kahne.

Él y Francis siguieron insistiendo entre ellos, y con la prensa cada vez que les preguntaban, que eso iba a mejorar. Tenía que hacerlo, ¿no?

Todas las dudas empezaron a desaparecer en una racha de siete carreras en fila durante la cual Kahne finalizó octavo o mejor, incluyendo un cuarto lugar en Talladega, un quinto en Richmond y la primera victoria de Kahne en la temporada -- y en un auto de Hendrick -- en las prestigiosas Coca-Cola 600 en Charlotte. Para cuando se fueron de Dover tras un noveno puesto de llegada en junio, Kahne estaba 14° en los puntos, y sumando confianza en que entraría en la Caza por la Copa Sprint por tercera vez en su trayectoria.

Otro triunfo en julio en New Hampshire ayudó a sus chances para la Caza, y eventualmente llegaría a ella con uno de los dos wild-card, junto a su compañero de equipo en HMS Jeff Gordon. Cuando Kahne finalizó tercero en la apertura de la Caza en Chicagoland, pasó al quinto lugar de las posiciones, y se mantendría quinto o mejor hasta el cierre de la temporada.

Eventualmente terminaría cuarto en la Caza, por lejos su más alto resultado en nueve años de trayectoria en la Copa Sprint. Su anterior mejor resultado había sido octavo en 2006, cuando manejaba un Dodge para Evernham Motorsports. Desde entonces, Evernham Motorsports se había convertido en Evernham Gillett Motorsports, que se había convertido en Richard Petty Motorsports, y Kahne había manejado Fords y un Toyota para Red Bull Racing antes de finalmente caer en su actual Chevrolet N° 5 para la primera de la que él y su propietario Rick Hendrick esperan que sean muchas temporadas en HMS.

Su compañero de equipo Jimmie Johnson, cinco veces campeón en la Copa, dijo que no le sorprendió el éxito de Kahne. "Kasey es un corredor inteligente", dijo Johnson. "Sabe lo que busca en un auto, y Kenny Francis sabe cómo dárselo".

Otro piloto de la Copa, Kevin Harvick, agregó, "Ya saben, Kasey Kahne generalmente estará rápido, especialmente en una pista que tenga un carril alto. Él realmente sabe cómo llevar su auto por allí".

El consenso entre sus pares es que lo mejor aún está por venir para Kahne, quien espera llevar hacia 2013 la confianza ganada con su sólido cierre de 2012. También está el tema de la estabilidad, ya que él y Francis esta post temporada no tendrán que preocuparse otra vez por un cambio de equipos y fabricantes.

"Creo que la comunicación entre Kasey y su jefe de equipo es realmente buena", dijo Denny Hamlin. "Encontrar esa química justa es un parte importante de ser un equipo exitoso y de lograr los resultados que quieres. Estuvieron realmente clicking en la última parte de la temporada y definitivamente serán un equipo de cuidado en lo que viene".

Kahne le dio crédito a Francis, a Hendrick y a todo su equipo por ayudarlo a revertir el 2012 después de un inesperado duro arranque.

"Como equipo, nuestro mayor logro fue batallar tras ese pobre comienzo y llegar a la Caza", dijo Kahne. "Tengo que agradecerle a Kenny por su visión y su preparación respecto a nuestros autos. Él y yo y muchos chicos en el equipo 5 hemos estado en muchos lugares diferentes en los años recientes, pero hemos stuck together y a través del arduo trabajo pudimos hacer una gran temporada".