Noticias


La chance de un sexto campeonato se quedó corta

diciembre 15, 2012, Mark Aumann, NASCAR.com

Repaso del año: para nada un 'Sunshine State' para Johnson en 2012

Florida quizás sea conocido como el Sunshine State, pero para Jimmie Johnson en 2012 se pareció más a una nube negra en lo que fue considerada una temporada con unos cuantos aspectos positivos.

Sumó el peor resultado de su trayectoria en las Daytona 500 cuando quedó involucrado en un accidente en la vuelta 1. Volvió a chocar cuando la serie regresó a Daytona en julio y terminó 36°. Y quizás lo peor fue que casi tenía el campeonato en sus manos en Homestead cuando salió de los pits con una tuerca floja y luego sufrió una falla en un engranaje trasero que acabó con su día -- y con cualquier chance de ganar el título N° 6.

"Seguro, me siento decepcionado por no haber logrado el campeonato, pero una gran parte de mi sensación está satisfecha respecto al año."

--JIMMIE JOHNSON

Pero una vez que el shock y el dolor inicial del día desaparecieron, Johnson se dio cuenta de que recordará el 2012 como un muy buen año.

"En suma, durante el año entero, estuvimos competitivos en todo tipo de pistas y realmente peleamos por el campeonato", dijo Johnson. "Seguro, me siento decepcionado por no haber logrado el campeonato, pero una gran parte de mi sensación está satisfecha respecto al año".

Eso podría ser sorprendente, particularmente por lo competitivo que es Johnson. Pero definitivamente hubo más momentos de brillo que de depresión. Johnson lo marcó varias veces durante la celebración post temporada en Las Vegas.

"La 200° [para Hendrick Motorsports], en el Brickyard, participar de la Caza como lo hicimos, especialmente [durante] el período Martinsville-Texas, hubo una energía realmente buena flotando dentro de las paredes el taller del N° 48", dijo Johnson. "Pasaron muchas cosas buenas. Terminó siendo muy diferente de lo que quería.

"Pero diría que durante Caza, el 10 o 20 por ciento de ella no salió bien para nosotros, pero cuando analizo todo el año, fueron dos carreras de 38 las que no salieron bien. Teníamos mucha velocidad y hay muchas cosas de las que tenemos que estar orgullosos este año, así que hubo muchos puntos altos".

Basándonos en el poco auspicioso arranque en Daytona, entrar a la Caza -- sin mencionar el hecho de que peleó por el título hasta el último evento de la temporada -- debe haber sido la mejor recuperación que Johnson y el jefe de equipo Chad Knaus han realizado en su historia.

Johnson no sólo se cavó un pozo al arranque, sino que además podría haber sido más profundo. Incluso antes de que el auto salga a la pista, NASCAR determinó que los paneles no cumplían la norma -- y eso resultó en penalizaciones, incluyendo la quita de 25 puntos.

Las penalizaciones eventualmente se rescindieron tras la apelación.

"Tuvimos un comienzo complicado", dijo Johnson. "Fue un momento duro. Estoy feliz de que las cosas hayan cambiado como lo hicieron y de que hayamos podido mantener los puntos. Sólo estábamos preocupados por entrar a la Caza, porque si arrancas así, no hay garantías de que eso regrese".

Gran parte del crédito se lo queda Knaus, quien continúa siendo un maestro de la maquinaria y la motivación.

"Chad es intenso e intenta conseguir todo lo que puede", dijo Johnson. "Es un gran líder de nuestro equipo. Hay veces en las que tienes que apoyarte en tus muchachos y veces en las que debes cuidarlos y asegurarte de que todo esté bien, así que él hace un gran trabajo al manejar todas esas cosas y empujarnos para que consigamos todo lo que podamos".

Incluso después de que Brad Keselowski tomara una ventaja de 20 puntos luego de que Johnson se accidentara en Phoenix, el cinco-veces campeón todavía creía que la experiencia sería un factor importante en la batalla por el título. Y casi demuestra eso cuando Johnson quedó primero a falta de más de 60 vueltas.

De repente, Johnson estaba en una posición muy similar a la que había enfrentado -- con gran éxito -- en el pasado. Sin embargo, esta vez, el destino no le sonrió.

"Durante esa racha de cinco años, tuvimos autos veloces y llegamos al objetivo", dijo Johnson. "Hubo algunos baches, y hay que reunir todos los factores. Y siento que las cosas estaban girando a nuestro favor, particularmente con las poles y victorias que logramos en Martinsville y Texas. Las cosas tuvieron un cierre abrupto para nosotros.

"...Realmente sentía que al ir a Homestead ganaríamos el campeonato, pero no lo hicimos. Como competidor, creerás hasta que estés eliminado. Y realmente teníamos una chance. Los puntos estaban totalmente ajustados, y pusimos contra las cuerdas a esos chicos, pero desafortunadamente no pudimos continuar manteniendo esa presión contra ellos hasta la bandera a cuadros".