Noticias


Montoya y su hijo se divierten en las carreras 

abril 12, 2013, Reid Spencer, NASCAR Wire Service, NASCAR.com

Montoya y su hijo se divierten en las carreras 
Una herencia de velocidad y pasión sobre las pistas 

En una reciente visita a una pista de carreras, Juan Pablo Montoya no pudo evitar sentirse más nervioso que nunca … a pesar de que él no iba para manejar.

En esa ocasión Montoya experimentó la deliciosa agonía de ver a su hijo Sebastián al volante en una carrera de go-karts.

"Lo ha cambiado por completo".

-- Juan Pablo Montoya, sobre su hijo Sebastian y su experiencia en go-kart.

"Por un lado, es algo magnífico, pero por otra es algo estresante", dijo Montoya durante su visita al Martinsville Speedway. "Yo me reía cuando mi mamá me decía que se ponía nerviosa al verme correr … y ahora la entiendo".

Sebastian, quien cumplió 8 años esta semana, comenzó a correr el verano pasado y ha estado compitiendo por lo menos una vez al mes, pero Montoya, como hizo su padre Pablo con él cuando empezó en karting, está siendo cuidadoso en no ponerle ninguna presión.

"Siempre le ha gustado", dijo el piloto colombiano. "Le dimos un (go-kart) hace años, pero lo usamos poco, apenas unas vuelta, era un 'baby kart'. Para su cumpleaños el año pasado, le dimos un verdadero go-kart y ha sido un cambio duro. Antes estaba corriendo a 20 millas por hora y ahora va a 60".

Y Montoya ya está viendo el potencial en las habilidades de Sebastian.

"Su progreso ha sido increíble. Y no estoy tratando de presionarlo. Me estoy asegurando de que sea un hobbie para él, tal como fue para mi. Creo que desde que Tiger Woods surgió [como golfista a los 3 años] creo que los padres van y obligan a sus hijos a hacer algo todos los días. No se necesita ser eso", dijo Montoya.

"Porque cuando cumplen 13 o 14 años … si los están forzando (en cualquier deporte), simplemente ya no lo quieren hacer. Tiene que ser divertido para él. Si quiere ir bien, si no, no vamos. En este momento, todo lo que tenga que ver con el go-karting tiene que ser divertido".

Desde antes de su cumpleaños, Sebastian ya estaba compitiendo en la categoría de 8 a 10 años contra chicos que han estado corriendo por dos o tres años", agregó. "Las primeras veces nos pusimos muy nerviosos y ahora nos ponemos nerviosos de ver lo bien que lo hace. 

"Uno quiere darle el mejor equipo posible, pero al mismo tiempo uno quiere que aprenda, y mientras más y mejor equipo le das, lo menos que se va exigir a si mismo.

 "El problema es que cuando vas a competencias nacionales, los buenos pilotos tienen también el mejor equipo. Cuando empezamos con él, en su primera carrera (en la serie invernal de la Florida), quedó último a millas de los ganadores. Hace tres semanas, terminó segundo.

"En las carreras locales, está haciéndolo muy bien y en las nacionales, está mejorando mucho, pero todavía le falta mucho, creo", explicó Montoya, quien reside en Miami y entrena con Sebastian en la pista de go-karts en el Homestead-Miami Speedway.

"Cuando practicamos juntos, le exijo un poco para que aprenda a adelantar y cuando se pone en una situación comprometida, le hago ver sus errores y lo hago salir de la pista", explicó. "No es que lo ponga contra los muros o nada parecido, pero hay curvas y salidas y me aseguro que aprenda de que si va por el lugar equivocado, eso no le va a funcionar. A él le encanta. Nos reímos y pasamos un buen día".

Debido a sus compromisos con la NASCAR Sprint Cup Series, Montoya no ha visto competir a Sebastian desde enero, por lo que su esposa Connie es la encargada de llevarlo a las competencias en la Florida.

Y tanto en la pista como en su vida social, tanto Juan Pablo como Connie han visto los grandes cambios que la competencia le han dado a su hijo.

"Era un chico muy tímido, pero en la pista es diferente", dijo Montoya. "Ha aprendido a socializar, jugar con todos los chicos y divertirse. Le ha cambiado la personalidad por completo".