Noticias


Mala racha no espanta a Keselowski

mayo 29, 2013, David Caraviello, NASCAR.com

Mala racha no espanta a Keselowski
El piloto confía en que su equipo podrá superar los obstáculos de la temporada.

Ahí estaba Danica Patrick en el Charlotte Motor Speedway, con Ricky Stenhouse Jr. – su novio –  corriendo en la parte inferior, y Brad Keselowski en la parte superior. De pronto, los vehículos se retorcieron, las chispas volaron y las especulaciones surgieron sobre cómo podría verse afectada la pareja más popular de la NASCAR por su primer roce en la pista.

Mientras tanto, el auto reinante de la NASCAR Sprint Cup Series se deslizaba directamente hacia el muro. Su lado derecho golpeó tan fuerte que una abertura dejó marcada toda la mitad del auto No.2. La Coca-Cola 600 había terminado para Keselowski, aunque cabe mencionar que de todos modos tampoco estaba teniendo un desempeño memorable.

Era el final de dos fines de semanas difíciles para el equipo No. 2 en la ciudad de Charlotte, luego de una noche también dura en Darlington, que también venía de la mano de una tarde polémica en Talladega, al igual que de una noche complicada en Richmond.

"Conozco a mis chicos, saldremos con algo que demostrar en estas próximas carreras."

-- Brad Keselowski

A lo largo de las corridas del año pasado con las que ganaron el título e incluso en las primeras semanas de la campaña actual, el programa insignia en Peske Racing había estado definido por la perseverancia. Cualquier obstáculo que se les presentara lograban superarlo, como los dos accidentes en los que estuvieron involucrados en las 500 millas de Daytona. Evidentemente, hay algo sobre los vínculos entre Keselowski, el jefe de equipo Paul Wolfe y el resto de los miembros del equipo que les da más confianza y les hace creer que ningún obstáculo es demasiado alto. Lo sabemos porque lo hemos visto en acción. Pero en lo que va del año, hemos podido también observar que con ciertos elementos sólo se puede lograr algunas metas.

El abandono de Keselowski en la carrera del domingo pasado fue el primero desde el Daytona 500 de 2012. Aunque el equipo No. 2 había estado caminando por esa cuerda floja desde hace un tiempo. Esta mala racha en la que ha estado envuelto Keselowski lo ha obligado a pasar desde la tercera posición en la tabla de puntos hasta la décima, con Kyle Busch por detrás a tan sólo tres puntos de distancia. ¿Es éste el mismo equipo que terminó entre las cinco primeras posiciones en los cuatros primeros eventos de la temporada?

Probablemente este cambio brusco en su desempeño esté ocasionado por la ausencia de Wolfe, estratega del equipo y uno de los siete miembros de Penske Racing que fue suspendido por las violaciones ocurridas el 13 de abril en Texas. La buena noticia es que Wolfe estará de regreso este fin de semana en Dover, al igual que el jefe de auto Jerry Kelley, el ingenierio Brian Wilson y el director de competición Travis Geisler.

Según el equipo No. 2, es demasiado pronto para entrar en pánico, aunque algunas de sus salidas más recientes han sido muy diferentes a lo que se podría esperar de unos de los mejores equipos de la NASCAR. Esta mala racha les parece simplemente otro obstáculo más que tendrán que superar.

“Conozco a mis chicos, saldremos con algo que demostrar en estas próximas carreras”, dijo Keselowski.