Noticias


No habrá castigos tras inspección a los flaps del techo

julio 10, 2013, Official NASCAR release, NASCAR.com

[173071815TP00022_Coke_Zero_]

Los inspectores determinaron que las partes no afectaron la seguridad o el desempeño

Ninguno de los 31 equipos investigados por el uso de partes no autorizadas en los flaps del techo de los autos el fin de semana pasado en Daytona recibirán sanciones, tras determinarse que las alteraciones no afectaron la seguridad o el desempeño de los autos.

El jueves pasado, inspectores de la NASCAR confiscaron los soportes en que se apoyan las bisagras de los flaps del techo en los autos de 16 equipos de la Sprint Cup Series y a 15 de la Nationwide Series, antes de la primera práctica para la Coke Zero 400 Powered By Coca-Cola en el Daytona International Speedway.

Los flaps instalados en el techo de los autos se abren cuando se produce un trompo para permitir que el aire entre a la cabina, con lo que se evita que el auto vuele.

“Examinamos todos los aspectos posibles y determinamos que no habrá castigos a los equipos involucrados”, dijo Robin Pemberton, Vicepresidente de Competiciones de la NASCAR. “En base a las inspecciones y subsecuentes revisiones, determinamos que ni la funcionalidad o el desempeño en competición fueron impactados.

“En el futuro trabajaremos con los fabricantes de las partes y los equipos para evaluar su optimización y revisaremos el proceso para comunicarlo de forma oportuna cualquier revisión necesaria”.

Los autos investigados en la Sprinc Cup fueron los de Jamie McMurray, Casey Mears, Aric Almirola, Marcos Ambrose, Greg Biffle, Ricky Stenhouse Jr., Carl Edwards, Joey Logano, Brad Keselowski, Trevor Bayne, Denny Hamlin, Kyle Busch, Matt Kenseth, Clint Bowyer, Michael Waltrip y Martin Truex Jr.

Mientras que en la Nationwide, los autos afectados fueron los de los siguientes pilotos: Bayne, Busch, Brian Vickers, Cole Whitt, Jeffrey Earnhardt, Landon Cassill, Kenseth, Blake Koch, Mike Bliss, Michael Annett, Travis Pastrana, Reed Sorenson, Robert Richardson, Jason White y Dexter Stacey.

Se cree que los equipos cambiaron las partes orignales para tratar de reducir peso en los autos, algo particularmente importante en los autos GEN 6 de la Sprint Cup Series, que es 150 libras más ligero que su antecesor.

Aunque las partes en cuestión no tienen que ver directamente con la operación de los flaps, NASCAR tiene estrictamente prohíbido a los equipos modificar cualquier sistema de seguridad en los autos.

“Estoy totalmente convencido que si se trata de una cuestión para reducir peso, las partes no afectaron la integridad de los flaps”, dijo Larry McReynolds, ex Jefe de Equipo en la NASCAR y ahora comentarista en la televisión. “Pero lo cierto es que esos flaps son un área sagrada y lo han sido desde que empezamos a usarlos en los 90. Vienen en un kit y por las reglas de la NASCAR, nadie debe cambiarles nada.”

De cualquier forma, en este caso, NASCAR decidió no aplicar castigos.