Noticias y medios


Un vistazo a la temporada 2013 de Clint Bowyer

diciembre 19, 2013, David Caraviello, NASCAR.com

El escándalo de Richmond fue lo que definió la temporada del piloto de Michael Waltrip Racing

Seis días. Eso fue lo que le tomó a la temporada 2013 de Clint Bowyer para dejar de ser prometedora y convertirse en infame.

Ahí estaba Bowyer, la noche de un domingo en Atlanta, a punto de arrebatarle el liderato de la NASCAR Sprint Cup Series a Jimmie Johnson, cuando de repente el motor de su auto No. 15 no pudo responder más y se vio obligado a ceder su privilegiada posición.

Luego, durante el evento del sábado siguiente en Richmond, Bowyer fue protagonista de una de las controversias más grandes en la historia reciente de la NASCAR, al manipular los resultados de la carrera que por consiguiente afectó el orden de la clasificación del Chase.

Esto llevó a la NASCAR a imponer la que quizás ha sido la multa más severa contra Michael Waltrip Racing, una que también tuvo el efecto de dejar a su ahora ex compañero de equipo Martin Truex Jr. fuera del Chase y que más tarde se vería agravada por el abandono de su patrocinador.

Pero Bowyer no estaba sólo. Brian Vickers, otro de los pilotos de Michael Waltrip Racing, y su observador Ty Norris fueron sancionados por la NASCAR por haber realizado una parada a pit muy sospechosa, momentos antes de terminar la carrera, que también jugó un papel en el drama.

Obviamente, Bowyer fue quien se llevó la peor parte de lo sucedido, obligando a uno de los personajes más coloridos del deporte a mantenerse en un perfil bajo hasta que pasara lo peor de la tormenta.

“Cada vez que pasa algo malo, no me importa qué, si tu nombre está ligado a algo malo, te desanimas. Todo el mundo que me conoce sabe que me encanta este deporte, sabe que le agradezco no sólo al deporte, sino también a todos los que están en él. Disfruto ir a la pista, disfruto hablar con la prensa, créanlo o no. No sé por qué, pero lo hago. Me divierto con todos los aspectos de este deporte”, dijo Bowyer.

“Yo sabía de la magnitud de esa situación y respeté mi parte en ella, tienes que pagar tus deudas cuando se tiene algo así. No importa lo que sea. Si tú estás atado a algo negativo, tu equipo o tu deporte, tienes que respetar esa situación y darle un poco de tiempo”, agregó Bowyer.

Esta situación eclipsó por completo lo que el equipo del auto No. 15 había logrado en la pista. Aunque Bowyer no consiguió coronarse en ninguno de los eventos por primera vez desde el año 2009, éste logró igualar su mejor marca de Top 10 con cinco en su cuenta. Además, fue lo suficientemente consistente para mantenerse de 2do. o de 3ro. en la tabla de posiciones por 13 semanas seguidas.

Ahora la atención está puesta en la próxima temporada, la cual según Bowyer no estará obstaculizada por lo sucedido en este 2013.

%>