Noticias


Un vistazo a la temporada 2013 de Dale Earnhardt Jr.

diciembre 23, 2013, David Caraviello, NASCAR.com

Un vistazo a la temporada 2013 de Dale Earnhardt Jr.
Logró su mejor temporada desde el año 2006

El piloto más popular de la NASCAR, Dale Earnhardt Jr., dio un paso hacia delante en este año 2013, con un inicio sólido y un cierre aún mejor, para quedarse con el 5to. puesto de la tabla de posiciones y lograr así su mejor temporada desde el 2006.

A Earnhardt se le vio muy fuerte en el Chase por la Sprint Cup, donde registró un promedio de llegada de 5.6 durante los últimos nueve eventos de la postemporada. Fueron los problemas mecánicos sufridos en la carrera inaugural del Chase en Chicagoland lo que impidió que Earnhardt se posicionara más arriba en la tabla para luchar por el campeonato.

Sin duda alguna, la temporada del piloto del auto No. 88 fue muy buena, aunque el único faltante fue la celebración en el Victory Lane. ¡Y sí que estuvo cerca!

Earnhardt quedó de 2do. en la Daytona 500, 2do. en Fontana, 2do. en Dover, 2do. en Talladega y 2do. en Texas. Así también, obtuvo el 3er. lugar en la última carrera del año sobre el Homestead-Miami Speedway, donde lideró al grupo durante 28 vueltas.

La última carrera en la que Earnhardt resultó victorioso fue en Michigan en el verano del 2012, lo que significa que tendrá una racha de 55 eventos sin ganar una vez que llegue a la Daytona 500 del próximo año.

“Le he preguntado a Steve (Letarte) una y otra vez, a mi jefe de auto Jason (Burdette) una y otra vez, y a todos en el equipo al menos una o dos veces qué hicimos diferente. Ellos dicen que no hicieron nada diferente. En realidad no sé por qué. Tengo la misma sensación que nuestros autos eran más rápidos”, dijo Earnhardt.

“Hemos sido más competitivos, no sólo como compañía, sino también creo que el equipo No. 88 ha mejorado. Cada año hemos sido mejores. Como equipo hemos sido mejores”, agregó Earnhardt.

Pero también hubieron algunos momentos en los que fueron afectados por fallas mecánicas, como un trío de motores que no dieron a más y un alternador dañado que acabó con la prometedora carrera en Texas en la primavera.

Lo cierto es que Earnhardt deja el 2013 con un sentimiento de optimismo, sabiendo que las victorias son la clave para que su equipo dé el siguiente paso. Y no sólo para tener la recompensa de celebrar en el Victoria Lane, sino también para acumular puntos que los mantengan en la cima del Chase.

Claramente, la temporada 2013 demuestra que el equipo No. 88 se encuentra en ascenso y prueba de ello son también las 22 carreras en las que Earnhardt terminó entre los diez primeros lugares, siendo esta su nueva marca personal.

“Espero que podamos continuar nuestra trayectoria para mejorar y espero que tengamos mucho para disfrutar y mucha buena suerte el año que viene”, dijo Earnhardt. “Realmente me sorprendería si las cosas no llegasen a ser iguales o mejores que esta pasada temporada”, agregó.