Noticias


Jack Roush en desacuerdo sobre los posibles cambios en los motores de la Sprint Cup

abril 18, 2014, Kenny Bruce, NASCAR.com

El co dueño de Roush Fenway Racing afirmó que hay otras maneras de lograr el mismo objetivo

Los oficiales de la NASCAR pretenden hacer cambios importantes al motor de los autos Gen-6 en la Sprint Cup Series para el año 2015, lo que se traduciría en una reducción de los caballos de fuerza. Pero para Jack Roush, co dueño del equipo Roush Fenway Racing, estos cambios deberían de estar mas bien enfocados en “una restricción en el sistema de admisión”.

Roush no sugiere el uso de placas similares a las utilizadas en Daytona y Talladega, sino más bien afirma que una reducción en el tamaño del cuerpo del acelerador “sin una placa por debajo” lograría el objetivo.

“Si quieren quitar 100 caballos de fuerza, reducir la potencia significativamente, la manera menos costosa y más agradable de hacerlo es con una restricción en el lado de la admisión”, dijo Roush.

A inicios de este mes, Brian France, Presidente y Director Ejecutivo de la NASCAR, dijo en Sirius XM NASCAR Radio que próximamente se ejecutarían cambios al actual motor utilizado en la Sprint Cup. Así también, afirmó que esta medida sería “parte de los paquetes de reglas generales que diseñamos y que esperamos controlen los costos y mejoren las carreras”.

Los actuales motores, limitados a 358 pulgadas cúbicas, producen aproximadamente 850 caballos de fuerza. Las velocidades han aumentado, en parte gracias al nuevo paquete de reglas y al continuo desarrollo de los autos Gen-6.

Aunque los oficiales de la NASCAR han abordado el tema con los tres fabricantes de autos de la serie, aún es demasiado pronto en el proceso para responder los posibles cambios que se implementarían.

“Desde el punto de vista del propietario, la NASCAR tiene que ser consciente de… lo que cuesta”, dijo Roush. “Los equipos sólo pueden darse el lujo de cambiar tantas cosas una sola vez. Con la tecnología en expansión y los costos de ingeniería que cada uno tiene con la presión del patrocinio y la inversión en el deporte, un cambio dramático en el motor o innecesario no sería bienvenido en mi mundo”, agregó.

“De lo que NASCAR ha hablado y ha llamado mi atención es sobre el cambio en el desplazamiento del motor en un esfuerzo por reducir 100 caballos de fuerza. Eso sería negativo para mí porque el costo de los cigüeñales y la obsolescencia que estaría involucrada y el desarrollo que le seguiría costaría a los equipos millones de dólares”, dijo Roush.

“Reduciendo las revoluciones por minuto se reduce la potencia disponible para el auto sin cambiar su restricción o su desplazamiento”, dijo Roush. “Al hacer requisito que un motor se utilice para correr dos veces antes de que sea reconstruido, tendríamos la oportunidad de reducir los costos de los equipos”, agregó