Noticias


El equipo Swan pasó de un sueño a una 'pesadilla' para su dueño

abril 23, 2014, David Caraviello, NASCAR.com

Brandon Davis explicó los problemas que hicieron retirar sus dos autos

Se suponía que iba a ser divertido, y así fue como empezó, pero tras expandirse a dos autos, contratar a un par de pilotos novatos y luchar por encontrar patrocinadores, se convirtió en algo más para el dueño de Swan Racing.

“En cuestión de meses pasó de ser muy divertido a una pesadilla”, dijo Brandon Davis, dueño de Swan Racing. “No voy a apuntar con mi dedo en ninguna dirección. Simplemente fue el resultado de todo, probablemente haber añadido dos autos, etc… hubieron retos ahí”, agregó.

Todo eso se hizo evidente la semana pasada, cuando Swan Racing anunció que no contaba con los fondos para seguir operando y estaba considerando varias opciones.

La decisión es que el dueño minoritario Anthony Marlowe se llevará al piloto Cole Whitt junto al resto del equipo No. 26 a BK Racing, y luego venderá el equipo No. 30 a John Cohen, dueño del equipo XxxTreme Motorsports, quien contará con J.J Yeley detrás del volante. Esto dejará a Parker Kligerman sin auto para correr en la Sprint Cup, aunque sigue bajo contrato para Swan.

El año pasado, Davis incluso estuvo dispuesto a dar más dinero de su bolsillo para hacer que el equipo arrancara con un auto. Pero luego para el 2014, lo amplió a dos, teniendo la esperanza de subsistir con patrocinios, pero simplemente no se pudieron unir las piezas a tiempo para mantener a la organización operando.

“Todo comenzó en Daytona, donde cosas que estaban supuestas a suceder no se dieron”, dijo Davis. “Desde ahí, fue tipo una bola de nieve, supongo, y siguió cada vez peor, no mejor. Desde una perspectiva de tiempo, mi empresa ha crecido mucho, incluso desde enero. La necesidad de tiempo, por la que tenía que hacer y el tiempo que necesitaba para estar con el equipo y trabajando en él, simplemente no lo tuve. Así que todo llegó a su punto culminante la semana antes a Texas, y fue cuando iniciamos a ver qué era lo que necesitábamos hacer para garantizar que el mayor número posible de personas quedaran empleadas y mantener los autos en la pista”, agregó.

Davis afirmó que la mayoría encontró trabajo en uno de los nuevos equipos o que tenían otra opción disponible. Desde la perspectiva financiera, algunos le aconsejaron que cerrar la organización era la mejor decisión, aunque esto no era para nada de su agrado. Davis retuvo a algunas personas que ahora se encargan de ayudar a "calmar la situación" en Swan Racing.

“Mi misión primordial era asegurarme de que todo el mundo tuviera trabajo”, dijo Davis. “Eso fue lo primero, y no sólo acabar con esto y dejarlos que resolvieran por su cuenta. ¿Volveré a la pista? Sí, tengo planeado ayudar a John tanto como pueda. Me agrada John, es un chico grandioso, y quiero ayudarlo tanto como sea capaz. Así que sí, andaré por acá. Sobre si Swan volverá a correr en la pista, a este punto no tengo ningún plan”, agregó.

¿Qué pasará con Kligerman? El piloto de 23 años de edad ha recibido cierto interés de otros equipos, dijo Davis, pero “Parker está esperando por mí. Hasta que esté 100 por ciento seguro de que no volveré a poner otro auto en la pista, él está con ganas de seguir conmigo. Felicito al chico por eso”, agregó.

Cuando Davis inició Swan Racing a finales de 2012, tenía la intención de construir un equipo duradero. Contrató a pilotos jóvenes, como Whitt y Kligerman, porque quería rostros nuevos que pudieran ser negociables y capaces de crecer junto con la organización. Pero las dificultades llegaron a ser demasiadas.

“Para mí, simplemente dejó de ser divertido. Simplemente no disfrutaba de ir a la pista. Cuando llegaba a la pista y no lo disfrutaba, fue que me pregunté ‘¿Qué hago aquí y cómo lo soluciono?’… Al final del día, esto mantuvo a la mayoría de las personas trabajando y tuve la mayor cooperación por parte de los otros equipos”.