Noticias


Aric Almirola cumplió más que un sueño en Daytona

julio 06, 2014, Seth Livingstone, NASCAR Wire Service, NASCAR.com

Una victoria histórica para un piloto que ama correr

Resultados Coke Zero 400 | Clasificación de Pilotos


DAYTONA BEACH, Florida -  Aric Almirola ama trabajar en los autos. Para él, manejarlos es algo extra.

Y poner uno en Victory Lane, tal como lo hizo el domingo en el Daytona International Speedway para el equipo Richard Petty Motorsports, es la realización de un sueño que va más allá de cualquier expectativa, al ser el primer piloto de ascendencia cubana que gana en la NASCAR Sprint Cup.

Almirola, de 30 años, creció cerca de Daytona y comenzó a manejar go-karts a la sombra del llamado Centro Mundial del Automovilismo. Estudió en la Universidad de Central Florida y estaba inscrito en la carrera de Ingeniería Mecánica cuando tuvo la primera oportunidad de participar  como piloto de desarrollo de Joe Gibbs Racing y su socio, el ex jugador de la NFL, Reggie White en 2004.

“Ahora soy un ganador de una carrera en la Sprint Cup Series”, dijo Almirola. “Es francamente increíble. Lograrlo a este nivel. Lo pienso muy seguido. Soy una de las 43 personas que hace esto los sábados y domingo y competir a este nivel es algo por lo que me siento bendecido. Tengo mucha suerte de tener esta oportunidad”.

Los rezos de Almirola fueron respondidos el domingo mientras esperaba durante un receso por lluvia de casi una hora, hasta que la NASCAR dio por terminada la Coke Zero 400, tras 112 de las 160 vueltas programadas, lo que le dio su primer victoria en la Sprint Cup.

“En el 2012, cuando llegué a Richard Petty Motorsports estaba en una etapa de recuperación”, dijo Almirola. “Había pasado por algunos problemas y me estaba superando. Como dijo Richard, no nos íbamos a rendir. Me sentía agradecido por que el equipo pensaba en que yo podría ser quien pudiera contribuir a poner al No. 43 de regreso en Victory Lane”.

“Creo que es maravillos haber podido ganar este fin de semana, justo 30 años después de que el Rey (Petty) ganara su carrera 200”, agregó.

Y hacerlo en Daytona fue algo muy especial para Almirola.

“Lo dije la semana pasada cuando fui a Tampa para promover la carrera de Daytona … ‘de todos los lugares donde me gustaría ganar, eligiría Daytona. Crecí a dos horas de aquí y me estado sentado en estas tribunas. Mi familia empacaba todo Navidad tras Navidad para ir a las carreras de karts. Corrí justo aquí afuera en el estadio municipal y venía a ver esta pista”, recordó.

Aún más apropiado para este fin de semana, fue que el auto de Almirola llevaba el letrero de la Fuerza Aérea de Estados Unidos, justo para el fin de semana del Día de la Independencia, ya que el piloto cubano americano nació en la Base Aérea de Eglin en la Florida. Sus abuelos paternos emigraron de Cuba en 1966.

Su victoria el domingo, lo convirtió en el 3er. piloto de herencia latina que gana en una serie nacional de la NASCAR, tras el colombiano Juan Pablo Montoya y el brasileño Nelson Piquet Jr.

“Me encanta correr”, dijo Almirola. “Hay muchos fines de semana e incluso durante la semana en que cuando tengo la oportunidad de ir a trabajar con algún amigo o ir a correr en sprint cars con Tony Stewart o incluso ayudarlo a ajustar los autos, lo hago porque es lo que más disfruto. Correr y ganar en un bono.

“Todo el mundo me pregunta cuánta presión tengo como piloto por manejar ‘The King’”, agregó Almirola, quien es el 43er. piloto en manejar el legendario auto No. 43. “Pero para ser honesto, nadie me pone más presión que yo mismo. Quiero ganar por mi. Sé que esto puede sonar terrible, pero es más que ganar es para  Richard Petty. El ganó suficientes carreras. Solo estoy feliz por haber logrado poner otra vez al No. 43 en Victory Lane”.

Almirola dijo que la victoria es un crédito compartido con muchas personas en su equipo, sus patrocinadores, el Director de Competencia Sammy Johns, el Jefe de Equipo Trent Owens y todas las personas que trabajan detrás de cámaras.

“Hay muchas personas que empiezan a trabajar todas las mañanas antes de las 6 de la mañana y ponen todo su corazón y alma para preparar los mejores autos””, dijo. “Nosotros tenemos nuestros días de descanso. Y hay que entender, pero la mayoría de las carreras hemos estado en el Top 15. No somos Jimmie Johnson. No ganamos todas las semanas, pero creo que estamos logrando algo que es extremadamente respetable”.

Esta fue la segunda posición final de Almirola en el Top 10 esta temporada y con la victoria prácticamente aseguró un boleto para el Chase por la NASCAR Sprint Cup. Subió dos puestos en la Clasificación de Pilotos al 21ro., uno detrás de Stewart y por delante de Jamie McMurray, Kurt Busch y Martin Truex Jr., entre otros notables. 

“Creo que estoy en mi mejor momento como piloto”, dijo. “Y creo que puedo seguir mejorando todas las semanas. Tener a Owens trabajando en estos autos y tener al grupo que tenemos, me da un auto para competir todas las semanas”.

Almirola lideró 14 de las últimas 15 vueltas el domingo y le arrebató el primer puesto a Kurt Busch en el último reinicio.

“Podía ver lo nublado que se estaba poniendo el cielo desde la recta trasera en la Curva 3”, agregó. “Sabía que la lluvia veía pronto y sabía que era el momento de atacar.  Trent me puso en posición de estar al frente y nuestro equipo de pits nos sacó detrás de Kurt para ese último reinicio.

“Me sorprendí cuando se fue por la parte interior y cuando arrancó me aseguré de aprovechar la aerodinámica para que no se alejara”, explicó.

El resto, como se dice, es historia.  Un capítulo más para el No. 43, y el chicho que creció corriendo en las sombras de Daytona.